Encontrar alivio para el dolor crónico

11 de octubre de 2017
Encontrar alivio para el dolor crónico

Desde la izquierda, neurocirujano Quang Ma, DO; Lisa Hemme; Harry Navarro; y neurocirujano Kamran Parsa, DO.

La cirugía de fusión espinal mínimamente invasiva en Palmdale Regional es una opción de tratamiento efectiva para ciertos pacientes y se realiza mediante la tecnología avanzada nanoLOCK™ para una cicatrización mejor y más rápida. Aquí, dos pacientes comparten sus historias.

Lisa Hemme gozaba de buena salud hasta que un auto chocó contra el suyo en septiembre de 2016. "Sentí dolor de inmediato", dice.

Después del accidente, tuvo dolores de cabeza y cuello que se prolongaban hasta la columna. También tenía entumecimiento en los dedos y las manos. "Tenía mucho miedo de empeorar la lesión", confirma. "Me sentía en el limbo".

No quería tomar medicamentos y estaba decidida a encontrar el tratamiento adecuado. Después de reunirse con cuatro médicos distintos, optó por la cirugía de fusión espinal con el neurocirujano Kamran Parsa, DO. Tuvo una postura "alentadora" que se destacó, comenta.

Una semana después de conocerlo, se hizo el procedimiento de fusión de tres vértebras de la columna vertebral. "El procedimiento resultó mejor de lo que me hubiese imaginado", dice Hemme. "Todo estuvo muy organizado".

La recuperación completa lleva tiempo y Hemme nota que ha tenido que manejar ciertas limitaciones, pero está recuperando sus fuerzas. "Me ha ayudado", dice. "El resultado fue no tener dolor crónico".

Cuando Harry Navarro tenía solo 19 años y prestaba servicios en el Cuerpo de Infantería Marítima de los Estados Unidos, una roca rodó cuesta abajo y lo golpeó en el hombro mientras estaba construyendo un puente en Okinawa, Japón.

Le hicieron una radiografía y salió todo bien, pero años más tarde la lesión comenzó a producirle dolores de cabeza intensos. "Era peor que una migraña", dice. "Sentía un timbre en los oídos. Hubo días en los que no dormía nada por los dolores y el dolor de cabeza".

Tomó medicamentos durante años, pero el dolor continuaba empeorando. "Comencé a sentir ansiedad porque sabía que no poder dormir bien no era sano", dice. A través de la cobertura médica como veterano, eventualmente pasó a ser candidato para cirugía. El Dr. Parsa le hizo un procedimiento de fusión espinal el 10 de abril de 2017.

Desde la cirugía, los dolores de cabeza crónicos de Navarro desaparecieron y ahora está en el proceso de recuperación. Está planificando una segunda cirugía de columna lumbar con el Dr. Parsa para tratar el dolor que siente en la zona baja de la espalda. "Dr. Parsa hizo un trabajo extraordinario", dice. "El personal de Palmdale Regional se esforzó al máximo por atender mis necesidades".

¿Qué es la fusión?

La cirugía de fusión espinal incluye la unión de dos o más vértebras de manera permanente. Limita el rango de movimiento, pero el objetivo es ayudar a estabilizar la columna y aliviar el dolor. La fusión se lleva a cabo con la remoción de los discos entre las vértebras y la colocación de implantes de titanio para la estabilización. El objetivo es que las vértebras y los implantes se fusionen y trabajen como un bloque óseo sólido, explica el Dr. Parsa.

Para ayudar a acelerar el proceso de fusión, el Dr. Parsa y su colega, el neurocirujano Quang Ma, DO, usan un implante espinal de titanio que puede ayudar a promover el crecimiento óseo. Un factor clave es la tecnología nanoLOCK de la superficie del dispositivo, que está diseñada especialmente para ayudar a que las células se adhieran al implante. "La idea de la cirugía de fusión es que el proceso ocurra rápido", comenta el Dr. Ma, que colabora regularmente con el Dr. Parsa en los procedimientos quirúrgicos. Explica que una fusión más rápida permite volver a trabajar antes, reduce la necesidad de posibles cirugías posteriores, disminuye el dolor y reduce el uso de narcóticos. Con la tecnología nanoLOCK, la fusión que solía llevar de nueve a 15 meses ahora demora cuatro semanas en algunos, dice el Dr. Parsa.

Los doctores Parsa y Ma mencionan que el dolor normalmente se trata primero con opciones no quirúrgicas y que la cirugía es recomendada solo para algunos pacientes. La fusión puede usarse para tratar diferentes afecciones, incluso cirugía de "revisión" para pacientes que no obtuvieron los resultados deseados con un procedimiento anterior. Hable con su médico si tiene dolor o problemas de otra índole.