Detectar, diagnosticar y tratar el cáncer de próstata

El Instituto Nacional del Cáncer estima que hay casi 200,000 casos de cáncer de próstata recientemente diagnosticados en los Estados Unidos anualmente. Además, el cáncer de próstata es la segunda causa principal de muerte por cáncer entre los hombres en los Estados Unidos.

La glándula prostática

La próstata es una glándula del tamaño de una nuez que se encuentra en el sistema reproductor masculino. La glándula prostática normal es bastante pequeña y pesa solo alrededor de una onza. Es algo firme. El 30 por ciento está compuesto de tejido muscular y el resto consiste en tejido glandular.

La próstata se encuentra frente al recto, justo debajo de la vejiga, el órgano que almacena la orina. Rodea la uretra, el tubo que transporta la orina desde la vejiga a través de la punta del pene. Además, los nervios responsables de las erecciones se encuentran a ambos lados de la próstata. El objetivo principal de la próstata es producir líquido seminal, que transporta esperma durante el orgasmo masculino.

Cancer de prostata

El cáncer de próstata ocurre cuando se forma un tumor maligno en la glándula prostática. Si no se trata, el cáncer puede crecer y diseminarse más allá de la próstata hacia los tejidos circundantes y los ganglios linfáticos. El cáncer también puede extenderse a partes distantes del cuerpo, como los huesos, los pulmones y el hígado. Esta propagación se llama metástasis. Como resultado de la metástasis, muchos hombres experimentan dolores y molestias en los huesos, la pelvis, las caderas, las costillas y la espalda.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de desarrollar cáncer de próstata incluyen:

  • Edad: la mayoría de los pacientes tienen más de 65 años
  • Historia familiar
  • Los hombres afroamericanos tienen más probabilidades de contraer este tipo de cáncer.
  • Dietas ricas en carnes rojas y productos lácteos ricos en grasas y bajas en verduras y frutas.
  • La inactividad física

Los síntomas

Los hombres con cáncer de próstata pueden experimentar una combinación de los siguientes síntomas:

  • Micción frecuente, especialmente de noche
  • Dificultad para comenzar o retener la micción
  • Débil o incapaz de orinar
  • Dolor al orinar
  • Eyaculacion dolorosa
  • Dificultad para tener una erección.
  • Sangre en semen u orina
  • Dolor en la parte baja de la espalda, caderas o muslos

Detección y diagnóstico

Muchas pruebas pueden ayudar a detectar y diagnosticar el cáncer de próstata, que incluyen:

Examen rectal digital

En este examen, el médico detecta un crecimiento anormal o dureza al insertar un dedo enguantado y lubricado en el recto.

Antígeno específico de la próstata

El antígeno prostático específico (PSA) se ha empleado como un indicador de cáncer de próstata precoz y potencialmente curable. Puede identificar pacientes con cánceres de próstata no detectables mediante examen rectal digital con la ayuda de un análisis de sangre.

Tomografía computarizada y resonancia magnética

Estas pruebas radiográficas a menudo pueden detectar enfermedades. Una tomografía computarizada (TC) es una serie de imágenes detalladas de áreas dentro del cuerpo tomadas desde diferentes ángulos. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X.

La resonancia magnética (MRI) es un procedimiento en el que se utilizan ondas de radio y un poderoso imán conectado a una computadora para crear imágenes detalladas de áreas dentro del cuerpo. Estas imágenes pueden mostrar la diferencia entre el tejido normal y el tejido enfermo.

La resonancia magnética produce mejores imágenes de órganos y tejidos blandos que otras técnicas de exploración, como la tomografía computarizada o la radiografía. La resonancia magnética es especialmente útil para obtener imágenes del cerebro, la columna vertebral, el tejido blando de las articulaciones y el interior de los huesos. Estas dos pruebas se utilizan específicamente para evaluar si el tumor se ha extendido fuera de los límites de la glándula prostática o hacia los ganglios linfáticos que se encuentran alrededor de la próstata.

Exploración ósea con radionúclidos

Este examen se usa para ver si el cáncer de próstata se ha diseminado a los huesos. Esta prueba se usa para descartar metástasis en la estructura ósea del cuerpo.

Análisis de anticuerpos monoclonales

Una nueva prueba que utiliza un compuesto que reconoce una proteína en el tejido prostático puede ser útil para detectar la propagación del cáncer de próstata fuera del área de la próstata. Esta exploración es similar a la exploración ósea en la que se inyecta una solución que contiene partículas radiactivas muy pequeñas en la vena y luego se sigue varias veces a medida que atraviesa el cuerpo.

Opciones de tratamiento

Muchos factores, como la etapa del cáncer, la edad del paciente y la salud en general, afectan sus opciones de tratamiento. Hable con su médico sobre el mejor tratamiento posible para usted.

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más común, particularmente en los cánceres de próstata en etapa temprana. Se puede extirpar parte o la totalidad de la próstata. Al hacer una incisión en el abdomen o entre el escroto y el ano, el cirujano puede extirpar toda la próstata, incluidos los ganglios linfáticos circundantes. O, en una resección transuretral de la próstata, el cirujano usa la electricidad generada al final de un pequeño instrumento para extraer solo la porción cancerosa de la próstata. La pérdida del control de la vejiga y la impotencia pueden ser efectos secundarios de la cirugía de próstata.

Si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos, la cirugía puede no ser una opción práctica.

Radioterapia de haz externo

La radioterapia de haz externo mata las células cancerosas con rayos X intensos dirigidos solo al crecimiento canceroso. Con los avances tecnológicos, un equipo médico en particular puede emitir radiación desde el exterior del cuerpo del paciente, o se pueden colocar materiales radiactivos internamente en el área objetivo. Los pacientes pueden recibir una o ambas formas de radioterapia, según el tamaño del cáncer.

Braquiterapia

La braquiterapia es el método más avanzado de implantación de semillas radiactivas. Este método utiliza los últimos avances en el cálculo por computadora de la colocación interna de semillas para lograr un efecto máximo y efectos secundarios mínimos. La dosis de cada semilla se personaliza en el momento de la cirugía para ajustarse al tamaño de la glándula prostática individual. En general, los efectos secundarios de la radioterapia incluyen fatiga extrema, aunque los médicos recomiendan mantenerse activos durante todo el tratamiento.

Los pacientes también pueden experimentar micción dolorosa o frecuente, diarrea o impotencia. La radiación de haz externo a menudo causa pérdida de cabello e irritaciones de la piel en el área de tratamiento. Mientras tanto, es menos probable que la radiación interna afecte el funcionamiento eréctil, pero es más probable que cause incontinencia temporal.

La terapia hormonal

La terapia hormonal puede evitar que las células de cáncer de próstata obtengan las hormonas masculinas que necesitan para crecer, incluso si se han diseminado a otras partes del cuerpo. Aunque no curará el cáncer de próstata, la terapia hormonal puede controlarlo.

Crioterapia

En la crioterapia, la próstata se congela rápidamente para matar las células cancerosas. Este procedimiento se realiza colocando sondas en la próstata mientras el paciente está bajo anestesia. Los datos de supervivencia sugieren que la crioterapia para el cáncer de próstata localizado es al menos igual a la radioterapia con implantación de semillas o haz externo.

Vigilancia

La vigilancia de un proceso de enfermedad es una alternativa aceptada. Se deben cumplir uno o más criterios para que se aplique dicha política. En estos casos, el cáncer debe tener un bajo riesgo de morbilidad y mortalidad, el impacto del tratamiento sobre la morbilidad o la mortalidad debe tener un efecto mínimo y los riesgos del tratamiento deben superar los beneficios.

Los dos principios generales en la selección del paciente ideal para la vigilancia son la presencia de un tumor con baja actividad biológica y un período de tiempo relativamente corto para que el paciente esté en riesgo de progresión de la enfermedad. Las características del tumor que se cree que están asociadas con una baja actividad biológica y la supervivencia sin enfermedad más prolongada incluyen bajo grado tumoral, estadio temprano, pequeño volumen y PSA levemente elevado. Los buenos candidatos para la vigilancia tienen una esperanza de vida relativamente corta, calculada a partir de la edad y las condiciones médicas coexistentes.

Un paciente también puede elegir la vigilancia para el tratamiento del cáncer de próstata debido a un deseo de evitar o diferir los efectos secundarios de otras formas de terapia.

La principal ventaja de la vigilancia es la falta de morbilidad asociada con el tratamiento. La desventaja de la vigilancia es el riesgo de progresión posterior de la enfermedad, posiblemente incurable. Casi una cuarta parte de los pacientes diagnosticados con cáncer de próstata mueren de su enfermedad y cada estudio de vigilancia contiene una cohorte que murió de cáncer de próstata.

Además, la vigilancia pone al paciente en riesgo de complicaciones por la progresión de la enfermedad, como dolor, obstrucción urinaria, fracturas patológicas, obstrucción de los uréteres y compresión de la médula espinal. Por lo tanto, la opción de vigilancia debe sopesarse frente a las posibles desventajas de retener el tratamiento.

Si necesita una derivación a un médico en el Palmdale Regional Medical Center, llame a nuestro servicio gratuito de derivación a un médico al 1-800-851-9780.