Tratamiento de tumores de glándulas salivales

Los conductos salivales drenan las glándulas salivales, pero a veces los químicos en la saliva pueden cristalizarse en una piedra que bloquea los conductos y causa dolor e hinchazón. Las personas con cálculos salivales también pueden experimentar sequedad en la boca, dificultad para tragar o abrir la boca y, si no se tratan, pueden provocar infecciones repetidas de las glándulas salivales.

Los cálculos de las glándulas salivales a menudo se descubren mediante un examen de la cabeza y el cuello por parte de un médico que observa una o más glándulas salivales sensibles y agrandadas. El médico puede sentir el cálculo durante el examen. Las exploraciones como rayos X, ultrasonido o tomografía computarizada de la cara pueden confirmar el diagnóstico.

Tumores

Las glándulas parótidas, las glándulas salivales más grandes, se encuentran a cada lado de la cara, justo en frente de las orejas. La mayoría de los tumores de las glándulas salivales se encuentran en las glándulas parótidas. La mayoría de estos tumores son benignos, y los tumores más comunes de las glándulas parótidas son los adenomas pleomórficos. Las lesiones cancerosas más comunes de la glándula parótida son el cáncer mucoepidermoide y el cáncer quístico adenoideo.

Existen muchas glándulas salivales menores en todo el revestimiento de la boca, el paladar, la garganta e incluso la nariz y los senos paranasales, y pueden aparecer tumores en cualquiera de estas áreas. A veces ocurren en la caja de la voz y en las vías respiratorias superiores del pulmón, particularmente en la tráquea y los bronquios.

Los síntomas

La mayoría de estos tumores se identifican como una masa asintomática. Para los tumores de la glándula parótida, la masa suele ser una inflamación indolora pero firme, que puede aumentar de tamaño. Estas masas a menudo crecen lentamente, sin embargo, la velocidad lenta y el crecimiento casi imperceptible pueden ser engañosos. La falta de dolor o molestias y el crecimiento lento no siempre son un signo de un tumor benigno. Los tumores cancerosos suelen ser indoloros y de crecimiento lento también.

Algunos pacientes experimentan un rápido crecimiento tumoral o dolor y debilidad de los músculos faciales. Estos son posibles signos de cambio canceroso.

Diagnóstico

Si usted o un médico descubre una masa en su cuello, que puede o no ser de las glándulas salivales, es necesaria una consulta con un otorrinolaringólogo. El médico debe poder determinar dónde ha comenzado el tumor, anotando la ubicación exacta de la masa.

No todas las masas o protuberancias de la glándula salival mayor son tumores. Los quistes benignos o quistes obstructivos también aparecen como una masa. Dos pruebas que son útiles para determinar la naturaleza de la masa son la biopsia por aspiración con aguja fina y la imagen radiológica, que a menudo es una tomografía computarizada. Durante una biopsia con aguja fina, un cirujano experimentado de cabeza y cuello inserta una aguja, acoplada a una jeringa, en la masa directamente a través de la piel. La muestra de las células tumorales se envía a un laboratorio para su análisis.

Un médico puede ordenar otras imágenes o pruebas. Las exploraciones generalmente no se usan para proporcionar un diagnóstico, pero se usan para ayudar al cirujano a confirmar la ubicación exacta de la masa, su tamaño, la naturaleza sólida o quística de la lesión, así como la extensión de la lesión. Esta es información útil para el diagnóstico y la planificación del tratamiento. Las masas a veces se encuentran fuera de las glándulas salivales principales, pero adyacentes a ellas.

Tratamiento

Los tumores de las glándulas salivales se tratan mediante extirpación quirúrgica. En el caso de tumores benignos, la cirugía con extirpación completa del tumor es el único tratamiento necesario.

En los casos en que los tumores de las glándulas salivales son cancerosos, la cirugía es el tratamiento más efectivo. Sin embargo, en algunos pacientes, también se recomienda la radioterapia. La necesidad de radioterapia está determinada por numerosos factores que incluyen el tipo exacto de cáncer y su grado, el tamaño del tumor y la ubicación del tumor.

Si necesita una derivación a un médico en el Palmdale Regional Medical Center, llame a nuestro servicio gratuito de derivación a un médico al 1-800-851-9780.