Diagnóstico y tratamiento de los trastornos de tiroides y paratiroides

Palmdale Regional Medical Center ofrece tratamiento para una variedad de trastornos de la tiroides y paratiroides, que incluyen:

Trastornos de la tiroides

La glándula tiroides, ubicada en la base del cuello, produce hormonas que regulan el metabolismo, la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal. Cada célula de su cuerpo depende de las hormonas tiroideas. La glándula tiroides es propensa a muchos problemas muy distintos, algunos de los cuales son muy comunes. Estos problemas incluyen:

  • Hipertiroidismo: sobreproducción de hormona tiroidea
  • Hipotiroidismo: subproducción de hormona tiroidea
  • Bocio benigno - tiroides agrandada
  • Nódulos tiroideos (benignos y cancerosos)

Bocio benigno

El bocio a menudo es causado por una dieta deficiente en yodo y no es común en los Estados Unidos. Cuando el bocio ocurre entre los estadounidenses, una causa más común es un aumento en la hormona estimulante de la tiroides (TSH) que es el resultado del hipotiroidismo. Esta condición puede manejarse médicamente al proporcionar hormona tiroidea en forma de píldora.

Si el bocio continúa creciendo, los pacientes pueden ser derivados para cirugía, especialmente si comienza a comprimirse en otras estructuras en el cuello, como la tráquea y el esófago. La sospecha de malignidad también es causa de extirpación quirúrgica de la tiroides. Cabe señalar, sin embargo, que la incidencia de malignidad dentro de un bocio multinodular es muy pequeña.

Nódulos tiroideos

Los nódulos, que a menudo se pueden sentir como un bulto en el cuello, pueden ocurrir dentro de la glándula tiroides. Más del 90 por ciento de todos los nódulos tiroideos son crecimientos benignos.

Los factores de riesgo para el cáncer de tiroides incluyen la exposición a la radiación (incluido el tratamiento previo para los cánceres de cabeza y cuello), antecedentes personales o familiares de bocio y ciertos síndromes genéticos hereditarios. Además de un bulto en el cuello, los síntomas pueden incluir cambios en la voz, dificultad para tragar y dolor en el cuello y la garganta. Los pacientes también pueden tener ganglios linfáticos inflamados en el cuello.

Diagnóstico

Los médicos diagnostican el cáncer de tiroides de varias maneras, incluido un examen físico, análisis de sangre para medir los niveles de la hormona estimulante de la tiroides, una biopsia con aguja fina para examinar las células de la tiroides y pruebas de imágenes como un ultrasonido de tiroides.

Tratamiento

Un equipo multidisciplinario compuesto por cirujanos de tiroides, endocrinólogos, radiólogos y médicos de medicina nuclear se reúnen para brindar atención integral del cáncer de tiroides. Los cirujanos altamente calificados del Hospital Regional de Palmdale extirpan el cáncer mientras preservan los nervios laríngeos y las glándulas paratiroides de un paciente.

Una de estas cirugías disponibles para algunos pacientes que tienen nódulos tiroideos es una tiroidectomía mínimamente invasiva asistida por video. En este procedimiento, los cirujanos usan un endoscopio para extraer todo o parte de la tiroides. Al usar un endoscopio y otros instrumentos especiales, los cirujanos pueden hacer incisiones más pequeñas. Algunos pacientes también pueden recibir tratamientos con yodo radiactivo (o radioterapia interna) después de la cirugía.

Trastornos de paratiroides

Las glándulas paratiroides son cuatro glándulas pequeñas en el cuello que producen una hormona que ayuda a regular el nivel de calcio en el cuerpo. Los trastornos de la paratiroides incluyen:

  • Hiperparatiroidismo: hiperactividad de una o más de las glándulas paratiroides
  • Tumores paratiroideos

Hiperparatiroidismo

El hiperparatiroidismo es una enfermedad común causada por la hiperactividad de una o más de las glándulas paratiroides. Como resultado, las glándulas producen demasiada hormona paratiroidea y pueden causar un grave desequilibrio de calcio. El hiperparatiroidismo puede ser causado por tumores que elevan el nivel de la hormona paratiroidea. Con el tiempo, los pacientes pueden desarrollar osteopenia, en la cual los huesos se vuelven frágiles y existe un mayor riesgo de fractura.

El tratamiento para el hiperparatiroidismo implica la extirpación de la glándula o glándulas anormales. En aproximadamente el 90 por ciento de los casos, solo una de las cuatro glándulas se ha visto afectada por un tumor benigno y esa glándula es la única hipersecretora. Esta condición se llama adenoma paratiroideo.

En solo alrededor del 10 por ciento o menos de los casos, a los pacientes con hiperparatiroidismo se les ha agrandado las cuatro glándulas (hiperplasia) y secretan demasiada hormona paratiroidea (PTH). Esta condición se llama hiperplasia paratiroidea.

Tumores paratiroideos

Un adenoma paratiroideo es un tumor no canceroso que se encuentra en las glándulas paratiroides y puede ser causado por un problema genético. La causa más común de adenoma paratiroideo es el hiperparatiroidismo, que conduce a un aumento de los niveles de calcio en la sangre.

Hay un cáncer raro que a veces se forma en los tejidos de una o más glándulas paratiroides. Ese cáncer puede tratarse con cirugía o radioterapia. Palmdale Regional Medical Center ofrece paratiroidectomía mínimamente invasiva, con y sin asistencia de video. En la cirugía asistida por video, los médicos usan incisiones y endoscopios dirigidos para proporcionar una localización más precisa de los tumores paratiroideos y extirpar la glándula afectada.

Cuando los pacientes tienen hiperplasia, en la cual las cuatro glándulas están agrandadas, todas las glándulas hipersecretoras generalmente se extirpan quirúrgicamente. Luego, parte de una glándula se reimplanta en un músculo del cuello o el antebrazo, o parte de una glándula se deja en su lugar si no está agrandada.

Si necesita una derivación a un médico en el Palmdale Regional Medical Center, llame a nuestro servicio gratuito de derivación a un médico al 1-800-851-9780..