Cazadores de mitos del dolor de espalda

Dolor de espalda

El lumbago, o dolor en la parte baja de la espalda, es una queja frecuente. Según investigaciones, es la segunda razón, luego del resfrío común, por la que las personas visitan a sus médicos. "A pesar de que afecta a tantas personas, hay mucha desinformación sobre el tema y sobre la mejor manera de tratarlo", dice Youngsun Kim, PT, DPT, OCS, director de Servicios de Rehabilitación del Instituto de Rehabilitación y Ortopedia de Palmdale Regional Medical Center. A continuación, aclara muchos mitos.


Mito - "Siento dolor y tengo que descansar".

La investigación se opone firmemente a esta creencia. De hecho, quienes tienden a evitar actividades a causa del dolor tienen mayor riesgo de que su dolor dure por más tiempo. No es una buena idea hacer o repetir actividades que aumenten el dolor. No obstante, es importante seguir estando activo en actividades que no empeoren el dolor. La investigación dice que no hay que descansar más de dos días a la vez. Es mejor levantarse de la cama y hacer algo que se disfrute.


Mito - "Mi dolor no mejora, así que realmente algo está mal".

En la mayoría de los casos, cuando hay dolor de espalda no hay un problema subyacente serio". El dolor de espalda baja generalmente no es específico, lo que significa que no hay daño estructural.


Mito - "Tengo que hacerme una IRM para diagnosticar el problema".

La investigación comprobó que los problemas detectados en las pruebas de imágenes por resonancia magnética (IRM) no predicen quién tiene dolor de espalda, independientemente de por cuánto tiempo se haya tenido. Un 80 por ciento de las personas que no se quejan de dolor de espalda muestran problemas de discos espinales. Una IRM solo es necesaria si tiene síntomas neurológicos como pie caído o arrastre del pie, cambios en la función de la vejiga o intestinos, o si varias terapias fallaron para mejorar su dolor.


Mito - "El dolor de espalda es normal por mi edad".

Hay cambios normales debido al envejecimiento. Estos incluyen estrechamiento o afinamiento del espacio de las articulaciones espinales de los discos. Sin embargo, la mayor incidencia de dolor de espalda baja ocurre entre los 35 y 55 años. Los cirujanos y médicos recomiendan no resignarse al dolor de espalda baja como algo esperado. La recuperación se puede lograr casi a cualquier edad.