Un proceso satisfactorio de pérdida de peso

Alfonso Magana perdió 224 libras después de la cirugía para la pérdida de peso en Palmdale Regional Medical Center en octubre de 2015. Comparte su historia:

"La decisión de someterme a la cirugía para la pérdida de peso la tomé cuando estuve cerca de perder la vida. Recuerdo que estaba atravesando un brote de celulitis, que para mí era normal. Por lo general se desarrollaba en la pierna derecha y debía tomar antibióticos por unas pocas semanas para que desaparezca. Pero esta vez fue distinto. Cuando fui al hospital para que me den el tratamiento, me faltaba el aire y tenía dolor en el pecho. Estuve a punto de tener un ataque cardíaco, pero por suerte los profesionales de enfermería y el personal actuaron con rapidez para evitarlo. Durante el reposo tuve tiempo de refleccionar. Me derrumbé frente a mi madre. Tengo dos hijas hermosas. La idea de dejarlas porque no podía lograr hacer ejercicio o tener una mejor alimentación me resultó desgarradora y me hizo abrir los ojos. Ese día finalmente tomé la decisión de someterme a una cirugía para la pérdida de peso.

Historia del paciente: Alfonso Magana

Tuve que asistir a un curso que duró nueve semanas en el que aprendí sobre el proceso quirúrgico. También tuve que perder el 10 por ciento de mi peso antes de la cirugía, que eran alrededor de 50 libras. Absorbí todo lo que pude en las clases, que fue hasta ahora lo mejor que podría haber hecho. Me inscribí en un gimnasio y comencé a ir con regularidad, incluso tomé clases de ejercicios cardiovasculares de boxeo. Al terminar el curso, había perdido las 50 libras requeridas y me aprobaron para que consulte con el Dr. Yadegar para la cirugía. Desde la primera consulta con el Dr. Yadegar, me sentí cómoda con él. Me explicó minuciosamente el proceso de cada opción quirúrgica. Elegí la manga gástrica. Mi cirugía fue el 5 de octubre de 2015. Mi peso de esa mañana eran exactamente 450 libras. El proceso de recuperación no fue tan malo. Cuando me fui a casa, me sentía genial. Ya había perdido algo de peso.

Conozca más sobre la cirugía para la pérdida de peso >

Después de volver a casa y atravesar el proceso de recuperación, me puse el objetivo de seguir estrictamente la dieta y el cronograma de vitaminas. Fui feliz cuando pude volver a ingerir alimentos sólidos. También volví a hacer ejercicios regularmente. Hice levantamiento de pesas mayormente con un poco de actividad cardiovascular. Me hice el hábito de ir seis veces por semana.

Hace casi cuatro años de la fecha de mi cirugía y logré mantener un peso de 288 libras. O sea que perdí 224 libras. Estoy muy orgulloso de mi mismo y me motivan los halagos de mis amigos y familiares. El gimnasio se convirtió en mi nueva obsesión y es como una terapia que elijo en vez de comer. No voy a mentir, controlar y limitar lo que como a diario ha sido un desafío. No es divertido contar las calorías y me cuesta trabajo, pero lo hago de todos modos. Esta es la vida que elijo. Jamás volveré a ser el hombre infeliz y depresivo que alguna vez fui. Finalmente me siento cómodo y feliz con la pesona que soy y me esfuerzo por mejorar día a día para mí, mis hijas, mi familia y mis amigos.

A todos los que estén pensando en la cirugía para la pérdida de peso les digo que si están dispuestos a hacer el esfuerzo, les salvará la vida. Es como todos dicen, no es una cura o un milagro, es tan solo una herramienta para lograr resultados satisfactorios si está dispuesto a hacer el esfuerzo. Confíen en mí, no lo van a lamentar. Para cerrar este pequeño relato sobre mi recorrido, quiero agradecer al Dr. Yadegar y su personal por todo lo que han hecho por mí. No estaría aquí si no fuese por ellos".