Lo que debe saber sobre un accidente cerebrovascular

Un accidente cerebrovascular (ACV), también denominado ataque cerebral, es una interrupción en el flujo de sangre que va hacia las células del cerebro. Cuando las células del cerebro no reciben oxígeno, mueren. El accidente cerebrovascular ocurre cuando una obstrucción en una arteria evita que la sangre llegue a las células del cerebro o cuando una arteria se rompe adentro o afuera del cerebro y provoca una hemorragia.

El accidente cerebrovascular necesita el mismo tratamiento urgente que un ataque cardíaco y cada segundo es importante para el cuidado, la supervivencia y la posterior calidad de vida de la víctima. Cuanto más sepa sobre los accidentes cerebrovasculares y las señales de advertencia, más preparado estará para encontrar un tratamiento.


Tipos de accidentes cerebrovasculares

Existen dos tipos de accidentes cerebrovasculares:

Accidente cerebrovascular isquémico

Los accidentes cerebrovasculares isquémicos on causados por acumulaciones de depósitos grasos en el interior de la pared de una arteria que luego se obstruye por completo. De todos los casos de accidente cerebrovascular, el ochenta por ciento de ellos son isquémicos. Algunos accidentes cerebrovasculares isquémicos están precedidos por síntomas similares llamados accidentes isquémicos transitorios (AIT). Pueden tener lugar meses antes del accidente cerebrocascular. La pérdida de visión en un AIT puede describirse como la sensación de que una sombra se cierne sobre sus ojos. Usualmente, los síntomas son temporales y mejoran dentro de un periodo de entre 10 y 20 minutos.

Accidente cerebrovascular hemorrágico

El accidente cerebrovascular hemorrágico ocurre cuando una arteria dentro del cerebro se rompe o cuando estalla una aneurisma en la base del cerebro. El veinte por ciento de todos los accidentes cerebrovasculares son hemorrágicos. Los síntomas más específicos de este tipo de accidente cerebrovascular incluyen dolores de cabeza, náuseas y vómitos, rigidez del cuello, convulsiones, cambios repentinos en el estado mental y letargo. Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos suelen tener lugar durante el día y al hacer actividad física. Normalmente, los síntomas comienzan muy de repente y evolucionan luego de varias horas.


Síntomas del accidente cerebrovascular

Las señales de advertencia de un posible accidente cerebrovascular pueden incluir una combinación de los siguientes síntomas:

  • Entumecimiento o debilidad repentina en el rostro, brazo o pierna, a menudo de un lado del cuerpo
  • Confusión, dificultad para hablar o comprender cuando le hablan
  • Problemas de visión en uno o ambos ojos, como debilidad, visión borrosa o pérdida de visión
  • Pérdida del equilibrio o la coordinación, mareos y problemas para caminar
  • Dolor de cabeza intenso sin causa conocida.

Detección y diagnóstico

Palmdale Regional Medical Center usa tecnología médica avanzada para ayudar a diagnosticar y tratar accidentes cerebrovasculares, incluyendo:

Tomografía computarizada (TC) cerebral

La primera prueba y la más importante luego de que ocurre un accidente cerebrovascular es la tomografía computarizada. Se trata de una serie de radiografías del cerebro que puede ayudar a identificar dónde hay sangrado. Esta prueba ayudará al médico a determinar si el accidente cerebrovascular es isquémico o hemorrágico.

Imágenes por resonancia magnética (IRM)

Una IRM es un examen que usa un campo magnético y pulsos de ondas de radio para tomar imágenes de los órganos y las estructuras dentro del cuerpo. En muchos casos, la IRM brinda información que no puede verse en una imagen de rayos X, ultrasonido o tomografía computarizada (TC). Una IRM puede determinar la extensión del daño al cerebro y ayudar a predecir la recuperación.

Angiografía por resonancia magnética

Una prueba para visualizar los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro El angiograma se considera mínimamente invasivo y se realiza a través de la arteria de la pierna. Se lleva un pequeño tubo (catéter) a los vasos sanguíneos del cuello. Las imágenes por resonancia magnética se utilizan para obtener fotografías de los vasos sanguíneos del cuello y el cerebro. El angiograma ayuda a identificar las obstrucciones que provocan un accidente cerebrovascular isquémico.

Esta prueba también identifica aneurismas y malformaciones arteriovenosas, que causan accidentes cerebrovasculares El angiograma puede ayudar a establecer las bases para el tratamiento.

Doppler de la carótida y doppler transcraneal

Una prueba de doppler de la carótida usa ondas sonoras de alta frecuencia para identificar estrechamientos en las arterias que suministran sangre al cerebro. Una prueba de doppler transcraneal utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para medir el caudal y dirección del flujo sanguíneo de los vasos.


Opciones de tratamiento

Las opciones de tratamiento dependen del tipo de accidente cerebrovascular:

Para un accidente cerebrovascular isquémico

Si el accidente cerebrovascular se diagnostica dentro de las tres horas del inicio de los síntomas, se le puede administrar un medicamento para disolver el coágulo llamado activador de plasminógeno (t-PA), que puede aumentar las posibilidades de supervivencia y recuperación.

Sin embargo, si tuvo un accidente cerebrovascular hemorrágico, el uso de t-PA podría amenazar su vida. Si el t-PA por vía intravenosa no da resultado, se puede administrar t-PA y otros agentes para disolver coágulos directamente en el área de la obstrucción con la técnica del angiograma y con catéteres muy pequeños. Si estos medicamentos no funcionan, el coágulo puede retirarse potencialmente con instrumentos de fino agarre o el vaso sanguíneo bloqueado puede volver a abrirse con un catéter.

Para un accidente cerebrovascular hemorrágico

El tratamiento inicial en caso de un accidente cerebrovascular hemorrágico es difícil. Se trata de controlar la hemorragia, diminuir la presión en el cerebro y estabilizar los signos vitales, especialmente la presión sanguínea. Existen pocos medicamentos disponibles para tratar el accidente cerebrovascular hemorrágico. Por lo general, no se utiliza la cirugía para controlar el sangrado suave o moderado producido por un accidente cerebrovascular hemorrágico.

Sin embargo, si ha ocurrido una gran cantidad de sangrado y la persona está empeorando rápidamente, la cirugía puede ser necesaria para eliminar la sangre que se ha acumulado dentro del cerebro y bajar la presión dentro de la cabeza. Si el sangramiento es la causa de la ruptura de una aneurisma, el realizar o no una cirugía depende de su ubicación y las condiciones de la persona después de la misma La cirugía puede consistir en cortar el aneurisma en un procedimiento de cerebro abierto. Otra opción es sellar el aneurisma con bobinas colocadas a través de la técnica de angiograma. Esta es la opción menos invasiva, pero no es apropiada para todos los aneurismas.


Prevención

Tomar las siguientes medidas puede ayudarle a controlar los factores de riesgo y otras afecciones médicas que podrían causar un accidente cerebrovascular:

  • Realizarse controles médicos habituales. Trabajar con su médico para controlar su hipertensión. Esto es importante especialmente si también padece diabetes.
  • Estar más activo. Cuanto más ejercicio físico haga, mayor será la reducción del riesgo. Hacer ejercicio también puede subir los niveles de HDL (colesterol "bueno") de su cuerpo, lo que disminuye también el riesgo de un accidente cerebrovascular.
  • Hacerse pruebas para detectar colesterol alto, enfermedades cardíacas (especialmente fibrilación auricular), diabetes o trastornos que afectan los vasos sanguíneos.
  • No fume. Si lo hace, déjelo. El consumo diario de cigarrillos puede duplicar el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.
  • Tome medicamentos para reducir el colesterol llamados estatinas si tiene colesterol alto o si ha sufrido un ataque cardíaco, AIT o accidente cerebrovascular.
Si necesita un referido a un médico de Palmdale Regional Medical Center, llame a nuestro servicio gratuito de referidos médicos al 1-800-851-9780.